Es verdad que necesito un corazón para latir, pero más necesito de ti que lo haces latir.

24/7/08

¿Una horita de paz?

Apenas hacía doce horas que había dejado a mis niños en la playa con su abuela y su papá y ya me disponía a volver con ellos, pero antes tenía ante mi una hora de paz y tranquilidad, un buen libro y un viaje en tren.



Puedo prometer y prometo que iba dispuesta a disfrutar esa hora y exprimirla al máximo, mi libro, el silencio, el tren y yo, uf, como suena, al menos para mi suena delicioso.



Más al ir a subir al tren observo como en el mismo bagón sube una familia compuesta por papá, mamá, abuela y tres enanos donde el mayor tendría 3 años y los pequeños no más de 2, ¡¡¡¡¡horror!!!!!!!! esto no me puede pasar a mí.



Como sigo dispuesta a disfrutar de ese viaje de una hora y mi libro espero a que la familia se ubique en el bagón y me desplazo al extremo contrario del mismo pero cual no es mi sorpresa que una vez que hemos emprendido la marcha el padre se acerca a la zona en la que me encuentro y a voces llama a toda la familia para que se traslade de sitio porque este le gusta más, y claro obedientes todos ellos allí que se plantan, una que es educada se queda en su sitio aguantando el chaparrón con lo que la hora de paz fuera una hora de aguantar estoicamente niños ajenos llorando, gritando, peleando entre ellos, papás regañando e incluso propinando algún que otro sopapo a los niños, vamos que de todo menos paz.



Ayer miércoles me tuve que volver a desplazar en tren, esta vez haciendo el viaje en sentido inverso pero disfrutando asimismo de mi libro y mi hora de libertad, y aunque esta vez fue mucho más tranquilo también tuve cerca una pareja con un bebe de pocos meses al que no consiguieron dormir en todo el viaje.



¿Es que no puede una relajarse de los niños ni aunque no tenga los suyos delante? ¿Es que acaso no tenemos suficiente con aguantar a los nuestros como para tener que aguantar a los ajenos?
Coñe que ya se que los míos también molestan al resto del mundo pero es que en ese momento era yo la que no tenía ganas de aguantar a NINGUN NIÑO, por cierto que los mios me estaban esperando en la estación del tren para no darme ni una pizquita de tregua.



P.D. Que yo sigo de vacaciones.

P.D.2: No se porque motivo aunque yo separo los párrafos cuando publica no lo hace, sorry alguien que me ayude.

5 comentarios:

Bethy dijo...

Yo tengo más de una hora de paz en estos momentos... mi marido se ha llevado a mi hijo a casa de mi suegra, han ido a visitarla y yo he decidido quedarme, es que me he traído trabajo a la casa ( Si ya sé que eso no se hace, pero ya terminé ) ahora estoy disfrutando de mis visitas por los blogs, estoy a unos minutos de apagar la PC y darme una ducha, de esas que me daba cuando no tenia al peque, de esas duchas que duran hoooras, y después a meterme a la cama, prender la tele y si me pongo traviesa me llevo una copita de vino tinto y un queso... que lleguen cuando quieran... momentos como este pocos...
Un beso !!!
Bethy.
P.D. Sorry!!! no se cómo ayudar con lo de los párrafos.. tal vez ¡¡¡la que sigueeee!!!

Bethy dijo...

Y cuando digo " de las que duran hooooras " no es porque deje correr el agua a lo estúpido.. no .. no... me refiero a las duchas en las que puedes dedicarte todo el tiempo al cabello, a la espalda, a los pies, a depilarte las piernas, ponerte la mascarilla exfoliante, siempre y cuando utlices sólo el agua necesaria...Mmmmmhh

Un besazo!!
Bethy.

Aurora dijo...

jajajaja
La ley de Murphy!
Eso me pasa cada domingo por la mañana, cuando nos turnamos para leer el periódico con calma.
Siempre hay algún niño en la cafetería dando por saco!
Ánimo, que queda verano y seguro que consigues algún momento de paz!

Kinshasa dijo...

Niñaaaaaaaaaaa vete a primera jejejejej o mejor aun un vagon pa ti sola!!!! dime a mi que he tenido que aguantar a un niño llorando dos horas y pegandome patadas en el asineto de atras del avion durante dos horas....estaba ataca del to ya!!!!!!

besotes

Teresa

Emi dijo...

Ahí Pepi creo que eso es ley de vida ,cuando crees que todo esta en paz llega el típico niño malcriado que no hace sino fastidiar